Bishop’s Statement Spanish

17 de Agosto de 2018

Queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Es con gran dolor que escribo sobre las horrorosas historias detalladas en el reporte del Gran Jurado de Pennsylvania, detallando el abuso sexual a menores por miembros del clero. Es vergonzoso pensar que algunos obispos y otros en posiciones de autoridad hayan fallado en reconocer la gravedad del abuso de menores y que no hayan tornado medidas para detenerlo. Yo entiendo que esto ha sido doloroso y confuso para los fieles. Es aun mas doloroso para los sobrevivientes del abuso del clero, quienes son forzados a vivir este trauma de nuevo cuando escuchan historias de este abuso maligno en contra de mas de 1.000 menores inocentes. Las heridas de esta traici6n se abren de nuevo. Yo se que solo palabras no pueden expresar la rabia y el dolor que muchos estan sintiendo. Unicamente Jesus puede traer sanaci6n en medio de esta oscuridad y quebrantamiento.

Mucha gente ha perdido su confianza en la Iglesia Cat6lica, y toda palabra es vacia sin acci6n. Aqui en la Di6cesis de Brooklyn, nosotros continuamos insistiendo que aquellas personas que han sido victimas de abuso sexual, o que tengan conocimiento de abuso sexual cometido por un miembro del clero, empleado diocesano, o voluntario lo reporten inmediatamente. Quejas reportadas a la linea diocesana 1-888-634-4499 seran reportadas directamente a las autoridades civiles y quienes lo reportan seran atendidos con compasi6n, apoyo y preocupaci6n. Estamos comprometidos a asegurar que los menores y los mas vulnerables esten protegidos, que las victimas-sobrevivientes sean escuchadas, y que los protocolos para reportar las alegaciones a las autoridades sean estrictamente seguidos. Nuestro Programa lndependiente de Reconciliaci6n y Compensaci6n (IRCP) le ha permitido a cientos de victimas buscar algun sentido de reconocimiento y compensaci6n.

La Iglesia ha avanzado mucho durante los ultimos 15 afios, pero no debemos jamas ser complacientes. Nunca debemos de dejar de trabajar para proteger en contra del mal que ha herido y ha destruido tantos dentro de la Iglesia. N osotros seguiremos comprometidos a recuperar la confianza de los fieles.

Sinceramente en Cristo,

Most Reverend Nicholas DiMarzio, Ph.D., D.D.
Obispo de Brooklyn